Marco regulatorio

imagen foto_portada.jpg

La Ley 18.902, Ley Orgánica de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), otorga a este organismo el Control de los Residuos Industriales Líquidos (Riles), que estén vinculados a las prestaciones sanitarias.

Para cumplir la labor encomendada por Ley, la SISS genera Resoluciones, Oficios, Instrucciones y Procedimientos sobre materias específicas respecto a un tema de competencia regulatoria o que afecte a una empresa en particular.

En relación al control de los RILES, esta Superintendencia controla la normativa de emisión vigente, esto es, el DS MOP N° 609/98 que establece la norma de emisión para la regulación de descargas de RILES a sistemas de alcantarillado.

Por otra parte, el numeral 7 del DS MOP N° 609/98 indica que corresponderá a los prestadores de servicios sanitarios, la verificación del cumplimiento de dicha norma, sin perjuicio de las facultades de fiscalización y supervigilancia que corresponden a la Superintendencia de Servicios Sanitarios de conformidad a lo dispuesto en la Ley N°18.902. A las Secretarías Ministeriales de Salud, les corresponderán las atribuciones de orden general que en materia de salud pública les confiere la ley. La misma Norma indica que lo dispuesto es sin perjuicio de la facultad que el artículo 45 del D.F.L. N°382/88, que otorga a los prestadores de servicios sanitarios la facultad para suspender la prestación del servicio de recolección o disposición de aguas servidas.

En este tenor, el Dictamen de Contraloría General de la República N° 25248 de fecha 2 de mayo de 2012, señala que para el caso de los RILES, éstos se encuentran vinculados a las prestaciones o servicios de las empresas sanitarias, por cuanto de acuerdo al Numeral 2.1 del N°2 del artículo primero de dicha norma señala "los límites máximos de contaminantes permitidos para residuos industriales líquidos, descargados por establecimientos industriales a los servicios de recolección de aguas servidas que indica", esto es, servicios prestados por la respectiva concesionaria sanitaria. Por tanto, la supervigilancia de la fiscalización y sanción por incumplimiento del aludido DS MOP N° 609/98, corresponde a la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

Por otra parte, la Ley 18.902 señala en su Artículo 11 B que: con a lo menos noventa días de anticipación a la entrada en operación de los sistemas de tratamiento, los establecimientos generadores de residuos industriales líquidos deberán dar aviso por escrito a la Superintendencia de Servicios Sanitarios. Los procesos y sistemas productivos tendrán el carácter de confidencial. Los insumos peligrosos y los efluentes serán de conocimiento público. El aviso a que se refiere el inciso primero informará acerca de los insumos, procesos y sistemas productivos, el sistema de tratamiento de los efluentes y sus sistemas de control, y tendrá por objeto sólo que la Superintendencia fije, mediante resolución, el plan de monitoreo e informes periódicos respectivos al fiscalizador.

El Art. 11 C de la misma Ley, señala que: "Con el objeto de validar los informes de autocontrol presentados por el establecimiento emisor, la Superintendencia podrá fiscalizar los sistemas productivos, el sistema de tratamiento de los efluentes y sus sistemas de control". Además, el Art. 11 D de la misma Ley indica que: si de la fiscalización, de los informes periódicos que debe emitir el generador de residuos industriales líquidos o de los muestreos y análisis adicionales resultaren infringidas las normas de emisión o la normativa vigente, la Superintendencia le dará un plazo para que subsane la situación, sin perjuicio de las sanciones que le pueda imponer, de conformidad a la Ley 18902.

Finalmente, la Ley N° 19880, que establece las Bases de los Procedimientos Administrativos que rigen los actos de los órganos de la Administración del Estado, contempla una serie de requisitos básicos que debe cumplir todo procedimiento administrativo, y este procedimiento, al ser uno de ellos, debe respetar esas exigencias.

Quiénes deben cumplir la ley y normativa

Deben cumplir las disposiciones enunciadas las actividades económicas que superen determinadas cargas contaminantes en sus efluentes, y que están definidas en el DS MOP N°609/98. Dichas actividades serán calificadas como un "Establecimiento Industrial" en el contexto de la referida norma de emisión.

Establecimiento Industrial

Aquél en el que se realiza una actividad económica donde se produce una transformación de la materia prima o materiales empleados, dando origen a nuevos productos, o bien, en que sus operaciones de fraccionamiento, manipulación o limpieza, no produce ningún tipo de transformación en su esencia. Este concepto comprende a industrias, talleres artesanales y pequeñas industrias que descargan efluentes con una carga contaminante media diaria superior al equivalente a las aguas servidas de una población de 100 o 200 personas, según el tamaño del sistema de alcantarillado, en uno o más de los parámetros señalados en la norma.

a) En un servicio sanitario con población abastecida menor o igual a 100.000 habitantes:

El establecimiento deberá someterse al cumplimiento de la Norma si el efluente generado tiene una carga media diaria superior al equivalente a las aguas servidas de una población de 100 personas, en uno o más de los parámetros establecidos en la Norma.

b) En un servicio sanitario con población abastecida mayor a 100.000 habitantes:

El establecimiento deberá someterse al cumplimiento de la Norma si el efluente generado tiene una carga media diaria superior al equivalente a las aguas servidas de una población de 200 personas, en uno o más de los Parámetros Orgánicos que la Norma fija, y de 100 personas para los demás.

subir