Contenido principal
El agua

Se acaba el agua

La escasez de agua afecta ya a todos los continentes. Cerca de 1.200 millones de personas, casi una quinta parte de la población mundial, vive en áreas de escasez física de agua, mientras que 500 millones se aproximan a esta situación. Esto significa que viven en zonas desérticas o con sequía continua.

Otros 1.600 millones, alrededor de un cuarto de la población mundial, se enfrentan a situaciones de escasez económica de agua, es decir, donde los países carecen de la infraestructura necesaria para transportar el agua desde ríos y acuíferos.

La escasez de agua constituye uno de los principales desafíos del siglo XXI al que se están enfrentando ya numerosas sociedades de todo el mundo. A lo largo del último siglo, el uso y consumo de agua creció a un ritmo dos veces superior al de la tasa de crecimiento de la población. Hay regiones que tienen niveles crónicos de carencia de agua.

La escasez de agua es un fenómeno no solo natural sino también causado por la acción del ser humano. Hay suficiente agua potable en el planeta para abastecer a los 7.000 millones de personas que lo habitamos, pero está distribuida de forma irregular, se desperdicia, está contaminada y se gestiona de forma insostenible.

Perspectivas del Agua

Entre 2011 y 2050 se espera que la población mundial aumente un 33%, pasando de 7.000 millones a 9.300 millones de habitantes. Un informe de las Naciones Unidas predice que el mundo podría enfrentarse a un déficit mundial de agua del 40% en 2030 si el consumo sigue como hasta ahora.

La agricultura representa aproximadamente el 70% del total de las extracciones de agua dulce y más del 90% en la mayor parte de los países menos desarrollados. Si no se mejora la eficiencia de las medidas aplicadas, se espera que el consumo de agua en la agricultura aumente un 20% aproximadamente en todo el mundo de aquí a 2050.

A nivel mundial, alrededor del 40% de las tierras de regadío depende de las aguas subterráneas lo que ha contribuido a aumentar diez veces el consumo de aguas subterráneas para riego agrícola en los últimos 50 años. Al mismo tiempo, casi la mitad de la población mundial depende de las aguas subterráneas para beber. El aumento previsto de la demanda de agua, principalmente para uso industrial, doméstico y para la producción de electricidad, aumentará aún más la presión a que se ven sometidos los recursos hídricos y posiblemente afectará al abastecimiento de agua para el riego.

La industria utiliza aproximadamente el 19% del total del agua que se consume en el mundo. La mayor parte de eso es para la producción de energía. Se prevé que de aquí a 2050 la industria manufacturera por sí sola aumentará el consumo de agua un 400%. La demanda de agua para la producción de energía, y en particular de electricidad, también aumentará de forma significativa.

Interactivos

Derechos, Comsumidores,conocer las tarifas